Nucleotomía Percutánea Automatizada (NPA)
 

Es una técnica que permite operar desde el exterior, a través de una incisión en la piel de 1,5 mm (de forma percutánea).
El paciente se posiciona de cúbito lateral y se accede a la zona quirúrgica a través del neuroforamen mediante control de RX.

Con este método, evitamos el tener que realizar una laminectomía (eliminación de parte del arco de la vértebra), para poder acceder a la zona de la intervención.
La eliminación de la hernia se realiza de forma muy precisa y segura.
El paciente podrá abandonar la clínica 24 h después de la intervención.
El postoperatorio solo requiere de una faja durante dos semanas.
Además de una breve rehabilitación.

Nucleotomía Endoscópica (NE)

Esta técnica, similar a la (NPA), permite eliminar hernias discales de mayor tamaño y hernias desplazadas sub-ligamentarias.
En este caso se introduce un tubo de 0.7 cm a través de una incisión en la piel de 1 cm. La hernia se elimina, mediante un sistema óptico.

Con este método, evitamos el tener que realizar una laminectomía (eliminación de parte del arco de la vértebra), para poder acceder a la zona de la intervención.
La eliminación de la hernia se realiza de forma muy precisa y segura. El paciente puede abandonar la clínica 1 días después de la intervención.
El postoperatorio solamente requiere que el paciente lleve durante dos semanas una faja y algunas sesiones de rehabilitación.

Nucleotomía abierta mediante microcirugía (NAM)

acceso, hernias recidivas ó desplazadas en su totalidad dentro del conducto espinal y también es la mejor indicación para hernias discales, acompañadas de una estenosis bien de canal medular ó simplemente neuroforaminal.

Requiere de un microscopio y fresas de diamante de varios tamaños. Mediante fresado, se vuelve a reconstruir el canal medular, en caso de necesidad y se le devuelve el tamaño adecuado a los neuroforámenes.

Una vez llegado a la hernia, se extrae toda la masa pulposa que se encuentra dentro del canal, de forma segura y precisa.

 
Descompresión del conducto espinal mediante microcirugía, preservando la estabilidad fisiológica de la columna vertebral (RCM). – Región Lumbar.
 

Por Dr. med. Hans D. Geipert

Está indicada en casos de estenosis de canal, estenosis neuroforaminal, artrosis de las articulaciones facetales, y fibrosis, entre otras.

Esta técnica consiste en la liberación de la médula y de las raíces nerviosas mediante una reconstrucción microscópica del conducto espinal.

La intervención se realiza en posición de cubito prono. A través de una incisión de 4 a 5 cms. y con la ayuda de un microscopio y microfresas de diamante de varios tamaños, se procede a eliminar cada milímetro este exceso óseo, mediante un sistema de fresado.

Es una técnica muy precisa y segura para devuelve al paciente el espacio óptimo dentro del canal medular así como de los neuroformámenes. Se conserva la estabilidad de la columna vertebral, por lo que no requiere de una fijación, mediante placas y tornillos. Permite realizar una reconstrucción de hasta 4 segmentos en una sola intervención.

Uno de nuestros triunfos, es poder dar solución a todos aquellos pacientes, que ya han pasado anteriormente por alguna cirugía convencional, ya sea con ó sin fijación mediante placas y tornillos, y cuyos resultados no hayan sido exitosos.

En los casos anteriormente fijados se realizaría previamente la eliminación de este material (placas y tornillos) lo cual es posible en un alto porcentaje de los casos. A continuación, procederíamos a realizar nuestra técnica microquirúrgica, (concretamente la RCM- Reconstrucción de Canal Medular y neuroforaminal mediante visión microscópica), pudiendo eliminar con una fresa de diamante toda la obstrucción de tipo óseo (estenosis) la cual es la causante en la mayoría de los casos de los dolores persistentes.

Además, tenemos la posibilidad de poder eliminar durante la intervención la casi totalidad de la fibrosis y demás anomalías consecuentes de intervenciones anterioriores que en ocasiones pueden agudizar los dolores y molestias que ya se padecían.